martes, 30 de octubre de 2012

¿Por qué una huelga de hambre en Telefónica Movistar?

5 de novembre vaga de fam a Telefònica. from @claudxxxa on Vimeo


 
El 4 de febrero de 2011, Telefónica hizo un comunicado vergonzoso a un trabajador y una trabajadora de Telefónica, Marcos y Mª Cruz, les comunicó que "no eran rentables" y, sin previo aviso, los dejó sin trabajo porque habían estado enfermos con baja médica justificada.

La carta de rescisión de contrato decía textualmente: “dadas las circunstancias y teniendo en cuenta que sus reiteradas ausencias aun justificadas a su puesto de trabajo hacen que su prestación de servicios no resulte rentable por las sucesivas interrupciones en la prestación de su trabajo, es por lo que no existe otra solución que la decisión adoptada de resolver su contrato de trabajo”.

Sin embargo, algunos días después de comunicar a los trabajadores despedidos que no eran rentables, el comité de Dirección de la Empresa hizo otro comunicado vergonzoso, esta vez a sus accionistas. El 23 de febrero en la prensa se podía leer que a pesar de la crisis, “los accionistas de Telefónica estaban de enhorabuena”. El consejo de administración de la MNC había decidido premiar su confianza con un reparto récord de dividendos. La empresa abonaría a sus accionistas 7.300 millones de euros a sus accionistas, “el mayor pagado por una empresa española”

La decisión de despedir a dos personas por haber estado algunos días de baja médica justificada en una empresa con semejantes beneficios es un fiel reflejo de cómo funciona nuestra sociedad actual: se menosprecia el trabajo de las personas y se remunera de forma obscena la inversión de capital y la especulación bursátil. ¡Indignante!


Los despidos de Marcos y Mª Cruz no fueron disciplinarios. Marcos y Mª Cruz no habían faltado a sus deberes contractuales sino que habían tenido una mala racha de salud. ¿Cómo puede una empresa millonaria despedir por enfermedad a sus trabajadores?

Los despidos por bajas médicas justificadas sólo pueden entenderse si tenemos en cuenta el contexto estratégico: la celebración de elecciones sindicales y la negociación de un convenio en el que Telefónica quería incluir un ERE.

Quien tomara la decisión sabía perfectamente el impacto que tendría esa noticia entre la plantilla. Necesitaban crear un clima determinado que favoreciera un voto conservador en las elecciones; necesitaban extender el miedo, por la inseguridad ante el futuro, para hacer que los trabajadores consideren el ERE como la mejor de las salidas posibles. 

Los EREs que CCOO, UGT y STC-UTS han firmado son, sin duda, una buena salida individual pero son una irresponsabilidad desde el punto de vista colectivo. En 1992 Telefónica tenía una plantilla de unas 75.000, ahora la plantilla es de cerca de 20.000 personas. En los últimos 20 años, Telefónica, en una época de crecimiento económico, y con la connivencia de CCOO y UGT ha destruido 50.000 empleos dignos mientras ha creado más de 100.000 empleos precarios. 

Esta política laboral, en una empresa millonaria es una política antisocial en la línea de las políticas neoliberales que nos han llevado a la crisis global que estamos sufriendo. Y la empresa sólo puede realizar esta política antisocial con una plantilla cada vez menos numerosa, que no reacciona ante las agresiones individuales o colectivas. 



sábado, 6 de octubre de 2012

De la indignación a la ciberacción: también en Telefónica


Cada año Telefónica convoca a sus empleados a mostrar su solidaridad participando en el Día del Voluntario de la Fundación Telefónica. Un evento con el que, según la multinacional, “quiere dar un paso más en el compromiso con la sociedad a través de la solidaridad y el esfuerzo de todos los que forman parte de la compañía”. En esta edición, la empresa invitaba a los y las trabajadoras a “inscribirse en el Día Internacional del Voluntario de Telefónica y, así, poner su voluntad a transformar el mundo”.


El discurso solidario de la empresa resulta llamativo si se tiene en cuenta que desde su privatización, y con la connivencia de CCOO y UGT, Telefónica ha destruido 50.000 puestos de trabajo digno – en 1992 la plantilla era de unas 70.000 personas y ahora es de unas 20.000. Esos puestos de trabajo, sin embargo, no han desaparecido, sino que se han transformado en empleo precario. Telefónica no tiene 20.000 trabajadores y trabajadoras, sino cerca de 200.000 personas en todo el mundo trabajando en condiciones lamentables para enriquecer las arcas de su accionariado. 

A principios de febrero de 2011 Telefónica despidió a un trabajador y a una trabajadora (Marcos y Mª Cruz) por bajas médicas justificadas – por haber estado poco más de 20 días enfermos en un año. Jugaron con las vidas de sus empleados como quien juega al ajedrez. Necesitaban extender el miedo en la plantilla para conseguir que los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT volviesen a pactar un ERE. Necesitaban infundir miedo en la plantilla para favorecer un voto conservador ante las inminentes elecciones sindicales. Así, despidió a Marcos y Mª Cruz diciéndoles que no eran rentables en el mismo mes en que la empresa anunció dividendos récords para su accionariado: 7.300 millones de euros, excedentes que antes hubieran sido de acumulación pública y ahora son de acumulación privada. (http://economia.elpais.com/economia/2011/02/23/actualidad/1298449983_850215.html )


Esos directivos con MBA que jugaron con las vidas de esas dos personas, escogidas puede que al azar entre los que habían estado enfermos ese año, pensaron en el miedo como respuesta, pero seguramente se les pasó por alto la indignación. Una indignación que se canalizó en una lucha en la calle y otra en los juzgados por la readmisión de Marcos y Mª Cruz. La sentencia del juicio de Mª Cruz fue despido improcedente y la de Marcos despido nulo, por su actividad sindical. Marcos volvió al trabajo y sus compañeros y compañeras vivieron esa vuelta como una victoria de todos y todas, esa victoria que tanto se necesitaba para mantener vivas las fuerzas. Pero la empresa no aceptó tener que volver a admitir a Marcos, recurrió y la segunda sentencia cayó como un jarro de agua fría: “improcedente”. El aparato legal burgués tiene esas cosas, que aunque la justicia diga que “el despido no procede” es la empresa quien tiene el poder de decidir. Y Marcos fue nuevamente expulsado del trabajo.

Este es sólo un ejemplo de los miles que podrían contar las casi 200.000 personas que trabajan subcontratadas para Telefónica, ahora llamada Movistar. Si esas personas tuvieran voz en los medios, podrían desmontar las hipocresía del “discurso solidario” de la poderosa multinacional. Pero no tienen voz porque, además, Telefónica ejerce un control absoluto de las noticias que se publican sobre la empresa mediante el chantaje de la publicidad.


Sin embargo, este Día del Voluntario de Telefónica ha sido diferente. La indignación ante los abusos de la dirección de la empresa ha calado fondo y ha reactivado la lucha, que se ha iniciado con una ciberacción y que, según CO.BAS y En Construcció, seguirá con todo tipo de acciones de denuncia durante los próximos meses. Las y los que siguen luchando por la justicia social en la empresa, no sólo por Marcos, sino por todos y todas las trabajadoras, han conseguido que este Día del Voluntario la misma empresa se haya convertido en altavoz de sus propios abusos.



El sindicalismo alternativo se ha colado en los medios corporativos para denunciar la “doble moral”. Ayudados por organizaciones sindicales alternativas externas a la empresa, organizaciones políticas de la izquierda radical, movimientos sociales y personajes públicos comprometidos socialmente, el sindicalismo alternativo de Telefónica ha ocupado por completo desde las 9h a las 12h el hashtag (HT) que la empresa había publicado para ese día, #TelefónicaVday. Además, durante el todo del día también han ido apareciendo mensajes exigiendo la readmisión de Marcos con el HT #marcosreadmisión en la página web de la Fundación Telefónica, que publica de forma automática la cronología de su twitter.


El discurso solidario de Telefónica indigna no sólo porque es falso, sino sobre todo porque es perverso. En primer lugar porque al invitar a “poner la voluntad a transformar el mundo” pretende hacer creer a los y las trabajadoras que el mundo se puede transformar a base de actos caritativos puntuales. Y en segundo lugar, porque pretende que los y las trabajadoras adopten el concepto de “solidaridad social” según lo define la empresa. Un tipo de “solidaridad” muy particular que transforma derechos sociales básicos en caridad y que se enfrenta completamente al concepto de “solidaridad” definida como “sentimiento de unidad basado en metas o intereses comunes”. El interés de una multinacional millonaria que destruye empleo digno para crear un ejército de trabajadores y trabajadoras precarias nunca puede ser el mismo que el de los trabajadores que trabajan para esa empresa.


.